Los Archivos Inéditos de Zitarrosa

Los Archivos Inéditos de ALFREDO ZITARROSA
"La Creación por Dentro"

Una colección de 10 discos con tangos, canciones inéditas, recitales históricos en vivo, registros del proceso de creación por dentro, y entrevistas desconocidas a uno de los mayores músicos populares de latinoamérica.


Estos archivos almacenan un alma.

Estos archivos [...] intentan descifrar el sagrado desorden de un creador impar. Desorden que, como toda creación de un hombre genial, puede ofrecer, a un primer vistazo, al neófito, algo similar a aquellos términos que estallaran en los Cantos de Maldoror de otro uruguayo (tocado por los ángeles y las medusas) Isidore Ducasse —más conocido como Conde de Lautréamont—: "Bello como el encuentro fortuito sobre una mesa de disección de una máquina  de coser y un paraguas".

A través de diez entregas, estos Archivos ofrecerán diez testimonios de cómo la canción popular o el tango, o la canción de 'propuesta' —por encima de la canción de 'protesta', como admirablemente precisara Alfredo—, sitiarán a este hombre de Montevideo y del mundo, exigirán respuestas contundentes, de un artista que era el "junco pensante" pascaliano.

Zitarrosa también sabía —bien que lo sabía— que "El hombre es cosa vana, variable y ondeante", como reflexionó Montaigne. Y pese a toda su falibilidad, Zitarrosa continuó trabajando. Inflexible en su afán de perfección. Exigiendo a sus instrumentistas una entrega terrible, porque por aquello que 'la caridad bien entendida, empieza por la propia casa', las mayores exigencias recaían sobre sí mismo, irrevocablemente. Y ahí están sus ensayos, con ráfagas de creación impecable y trasteos y rezongos. Ahí están sus propias palabras, siempre autocríticas, pese a que sus versiones y sus creaciones —propias o ajenas— provocaran el deleite del oyente. Y uno recuerda la fábula atroz que Soren Kierkegaard pone como ejemplo del sufrimiento del artista creador que, sin embargo, llena de gozo a sus admiradores. El tirano de Fálaris ponía dentro de un toro de bronce a una víctima propiciatoria y arrimaba un fuerte y lento fuego. Pero los lamentos de la víctima, por una extraña resonancia, llegaban a los espectadores vueltos "la más dulce música" que pudiera oírse. Así la gente exige más y más al artista, y éste se sacrifica en el tormento de la creación.

Estos Archivos ofrecerán una facetada imagen de Alfredo Zitarrosa, sus opiniones sobre el folclore, sobre el ser político, sobre la milonga, sobre otros artistas. Pero también esos magníficos tangos, que serán (para muchos) una sorpresa entusiasmante; o versiones y ensayos de sus obras mayores. O algunas entrevistas, donde el poeta y el músico se aúnan para decir el mot just (la palabra justa).

Que el oyente abra las puertas de su corazón, las compuertas de su inteligencia: este Archivo (este organismo pleno de vida) no va a defraudarle.

Washington Benavídez



Alfredo Zitarrosa registraba y documentaba su trabajo musical con una dedicación poco frecuente. Muchas de esas horas grabadas corresponden a versiones de estudio que no fueron editadas luego, o a recitales en vivo en los más diversos lugares y épocas. Otras tantas horas corresponden a ensayos en estudio o en las varias casas que a lo largo de su existencia fue habitando un trashumante Alfredo Zitarrosa. A menudo el creador se valía -como hacen otros músicos— de esas grabaciones para recordar o retomar fragmentos, melodías o temas que de otro modo podrían ser difíciles de aprovechar. Pero muchas otras veces el registro simplemente no cumple ninguna función utilitaria; meramente responde al placer de no perder un momento creativo que luego será irrepetible. Por ejemplo, una tarde improvisando con Becho Eizmendi en el violín, temas y sonidos que luego no serían destinados a ninguna formalización o grabación posterior.

El resultado de esa vocación por no dejar escapar el instante son más de 300 horas de grabación, en cintas o casetes, que constituyen uno de los documentos más importantes de la historia de la música de esta parte del mundo.

En 1996 decidimos comenzar a rescatar todo ese tesoro documental, y para ello contamos con la ayuda del Fondo Capital de la Intendencia de Montevideo y el FONAM. A través de un lento y meticuloso trabajo de respaldo y posterior tratamiento del sonido original, llevado adelante por Jorge Iglesias, las cintas fueron grabadas en formato digital —Cd-rom— de modo de garantizar que esos registros no se perdieran, cosa que de otro modo habría comenzado a ocurrir debido a la limitada vida útil de las bandas magnéticas. En 1998 se concibió una estrategia para la divulgación paulatina de ese archivo, con lo que se preparó esta serie de 10 discos con lo mejor entre aquello que ya se había podido rescatar.


La estructura de una idea 

La colección está dividida en 10 discos, cada uno de los cuales sobrepasa los 45 minutos de duración. De las diversas opciones de presentación del material que se presentaban, se optó por incluir, en cada volumen de esta colección, una mezcla variada de los diferentes tipos de registros que la lenta 'apertura' del archivo fue descubriendo.

Es así que en todos los números el oyente encontrará temas completamente inéditos —muchos de ellos ya en versión grabada en estudio— junto a versiones en vivo —inéditas hasta ahora— de los temas más importantes de la trayectoria del cantor. Tangos —‘Vieja Viola’, ‘Mi noche triste’, ‘Malevaje’, ‘Madame Ivonne’, ‘Tinta Roja’, ‘Farolito de papel’, ‘La última curda’, ‘Dicha pasada’— y la ‘Milonga sentimental’ de Piana y Manzi son algunas de las estrellas de esta colección, así como temas inéditos— ‘Canción para Roberto’ , ‘Los ojos negros’, ‘Cómo se ama a dios’, ‘Chacarera del '55’ , etc—. A su vez, se incluye la versión completa del primer concierto montevideano que Alfredo Zitarrosa ofreció en solitario, el 2 de abril de 1967, así como emotivos recitales en el exterior del país, en donde desde los arreglos musicales hasta el clima y el público suenan originales y distintos.

Junto a este material, cada disco incluye pistas que registran momentos del trabajo compositivo de Zitarrosa, solo o junto a otros músicos, de modo que el oyente pueda ingresar en el ‘laboratorio’ del artista y acompañarlo en sus trabajosos y apasionantes procesos creativos; además, una serie de entrevistas radiales otorgadas por Zitarrosa en diferentes momentos de su carrera fueron seleccionadas para su presentación, hoy, en público. A ellas se agrega una larga entrevista que Alfredo Zitarrosa —en función casi ‘periodística’ — realizara a Joan Manuel Serrat.

Pero siendo lo principal, no es solamente el sonido lo que hace a esta colección un documento fuera de lo común. Cada volumen incluye imágenes y textos que acompañan y enriquecen la escucha de cada pieza incluida en el correspondiente disco. Fotos, manuscritos y artículos periodísticos de época completan, entonces, el carácter documental de la colección.


La creación por dentro 

Es inusual que el público pueda disponer no sólo de los frutos terminados de un creador, sino también de aquello, acaso más misterioso, que los antecede. Una curiosidad muy común alimenta la idea de que es interesante saber cómo se llegó a determinada obra de arte, a determinada elección por un acorde en lugar de otro, por una melodía o un fraseo de guitarra. Esa curiosidad tal vez nunca pueda ser, en el fondo, satisfecha, puesto que el misterio que da vida a una creación artística parece quedar siempre más allá, incluso, de las formas que toma el proceso creativo en concreto.

Estos ‘Archivos inéditos’ son la primera posibilidad de acceder a ese ‘laboratorio’ artístico que han sido los ensayos y los procesos creativos de Alfredo Zitarrosa. A lo largo de los diez discos de esta colección, el oyente escuchará, por ejemplo, cómo una serie de breves canciones fueron confluyendo hasta integrarse, transformadas, en lo que luego sería ‘Guitarra negra’; o descubrirá cómo Zitarrosa entona y explica una melodía para ‘El violín de Becho’ a sus ocasionales guitarristas acompañantes, y cómo, incluso en las primeras etapas en las que la armonía de la canción aún no estaba bien definida, esa melodía se mantenía ya inalterable, como si hubiera surgido entera y perfecta del talento del cantor. De las horas y horas de elaboración de temas surge también con claridad el peso que tiene el azar, la anécdota, la iluminación repentina y feliz de una improvisación que queda luego incorporada a la versión definitiva.

Pero estos ‘Archivos inéditos’ no son sólo, ni principalmente, un documento para musicólogos e interesados en la ‘cocina’ de la creación. Son, sobre todo, una muestra de materiales inéditos desconocidos y enormemente valiosos que, por diferentes razones, Zitarrosa no dio a conocer en su momento.

Cuando comienza la primera pista del primer disco —una extraordinaria versión de ‘Vieja viola’— es probable que el escucha se sienta tentado a pensar que Zitarrosa en realidad ha sido siempre un cantor de tangos que, simplemente, había decidido dedicarse a cantar otras cosas. La sensación se repite en todos y cada uno de los tangos y de la milonga tanguera incluidos en estos ‘Archivos inéditos’. Sin embargo, ni una de estas piezas ha sido publicada antes. Basta la edición de estas canciones para agregar una página importante a la historia de la interpretación del tango en el Río de la Plata.

Un grupo de temas que estaban en la fase de la composición son incluidos también. En la amplitud de su enfoque creador. Zitarrosa había estado trabajando sobre textos de Julio Herrera y Reissig. Juan Zorrilla de San Martín y José Batlle y Ordóñez —en la desconocida faz como poeta del estadista—, por ejemplo. Se han incluido en esta colección algunas pruebas de esos trabajos.

Del mismo modo, la ‘Chacarera del 55’ es ejemplo de temas muy valiosos que no fueron más que tangencial y mínimamente divulgados fuera del país, por lo que su condición es similar a la de un inédito completo. Esta serie viene a ofrecer al público también una parte —la punta del iceberg, en realidad— de esa clase de material.

Esta colección nace motivada en el esfuerzo —y el placer— de hacer llegar a un público amplio la música desconocida de uno de los mayores cantores uruguayos de todos los tiempos. Más allá del papel epocal de las posiciones u opiniones de Zitarrosa —como sucede a todos los seres humanos— con este cantor pasa, sin embargo, algo muy particular que es, en realidad, lo que lo hace clásico y excepcional: el resultado de su creación trasciende su época y lo hace disfrutable por todo el universo de escuchas. 


CRÉDITOS:

Selección, edición y documentación: Martín Monteiro y Nancy Marino (Archivo Zitarrosa). Aldo Mazzucchelli (Posdata)

Locución: Becquer Puig

Sonido, digitalización y masterización: Jorge Iglesias

Diseño de portadas: Fidel Sclavo






Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa: La Creación por Dentro. Vol. 2



Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa: La Creación por Dentro. Vol. 3



Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa: La Creación por Dentro. Vol. 4



Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa: La Creación por Dentro. Vol. 5



Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa: La Creación por Dentro. Vol. 6



Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa: La Creación por Dentro. Vol. 7



Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa: La Creación por Dentro. Vol. 8



Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa: La Creación por Dentro. Vol. 9



Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa: La Creación por Dentro. Vol. 10




Entradas populares de este blog

Zitarrosa Siempre

Los Archivos Inéditos de Alfredo Zitarrosa

El Archivo Zitarrosa